default logo

Rocío. Los niños conocen a Platero, 2ªparte. Platero y las palabras olvidadas

A los amigos de Platero 

 Platero

Rocío. Los niños conocen a Platero, 2ªparte. Platero y las palabras olvidadas

 

Audio 3.Los niños conocen a Platero, 2ªparte. Platero y las palabras olvidadas

Ilustración de Elisa Amann

La niña que los pequeños han conocido se llama Rocío o Rociillo. A Ixone este nombre no le resulta familiar, pero se utiliza mucho en Andalucía y, sobre todo, en Huelva. En Almonte está la Virgen del Rocío y todos los años se celebra una romería en su honor. Es una fiesta muy grande y las hermandades van desde lugares lejanos con carretas tiradas por bueyes, muy adornadas. Juan Ramón le dedica un capítulo en Platero y yo.

 

 

El Rocío

En Platero y las palabras olvidadas, Rocío es amiga de Platero. Ella y la niña chica lo llevan al campo, juega con ellas y Rocío dice que “¡Es nuestro mejor amigo! “. A Platero le gustan los niños y, enseguida, se hace amigo de Araitz, Ixone y Unai. Se queda quieto para que no tengan miedo y se acerquen. Araitz comienza a pasarle suavemente la mano por el lomo y Platero se deja acariciar:

Platero, mimoso, se dejaba acariciar y parecía muy contento.

—¡Platero! ¡Platero!… —decía Araitz, muy bajito, una y otra vez.

La pequeña Araitz sonreía y abrazaba al burrito  con sus manitas, susurrando:

—¡Platero, Platero…!

Y Platero bajaba su cabezota, como queriendo decirle que era su amigo.

A Platero le gustan los niños y, por eso, Rocío propone que quizá a Unai le gustaría montarse en el burrito. Entre las tres, Rocío, Ixone y Araitz, suben a Unai a lomos de Platero y todos juntos emprenden el camino hacia el naranjal a buscar a la niña chica.

Te decía antes que el Rocío también aparece en Platero y yo. Te leo un fragmento.Audio 3. El Rocío, Platero y yo

 

 

 

Quizá te sorprenda el Sinpecado, en el texto de Platero y yo. Es un distintivo que llevan las hermandades o cofradías. Se transporta en una carreta y cuando llega al Rocío es presentado ante la Virgen. Aquí tienes una imagen:

 

 

El Simpecado en una carreta

Y ahora te toca a ti:

Acabas de escuchar lo que escribe el poeta en el capítulo XLVII, EL ROCIO

 

Se oía ya la música, ahogada entre el campaneo y los cohetes negros y el duro herir de los cascos herrados en las piedras… Platero entonces….

¿Qué hace Platero en ese momento?

Escribir un comentario

*

captcha *