Rocío. Los niños conocen a Platero, 2ªparte. Platero y las palabras olvidadas

A los amigos de Platero 

 Platero

Rocío. Los niños conocen a Platero, 2ªparte. Platero y las palabras olvidadas

 

Audio 3.Los niños conocen a Platero, 2ªparte. Platero y las palabras olvidadas

Ilustración de Elisa Amann

La niña que los pequeños han conocido se llama Rocío o Rociillo. A Ixone este nombre no le resulta familiar, pero se utiliza mucho en Andalucía y, sobre todo, en Huelva. En Almonte está la Virgen del Rocío y todos los años se celebra una romería en su honor. Es una fiesta muy grande y las hermandades van desde lugares lejanos con carretas tiradas por bueyes, muy adornadas. Juan Ramón le dedica un capítulo en Platero y yo.

 

 

El Rocío

En Platero y las palabras olvidadas, Rocío es amiga de Platero. Ella y la niña chica lo llevan al campo, juega con ellas y Rocío dice que “¡Es nuestro mejor amigo! “. A Platero le gustan los niños y, enseguida, se hace amigo de Araitz, Ixone y Unai. Se queda quieto para que no tengan miedo y se acerquen. Araitz comienza a pasarle suavemente la mano por el lomo y Platero se deja acariciar:

Platero, mimoso, se dejaba acariciar y parecía muy contento.

—¡Platero! ¡Platero!… —decía Araitz, muy bajito, una y otra vez.

La pequeña Araitz sonreía y abrazaba al burrito  con sus manitas, susurrando:

—¡Platero, Platero…!

Y Platero bajaba su cabezota, como queriendo decirle que era su amigo.

A Platero le gustan los niños y, por eso, Rocío propone que quizá a Unai le gustaría montarse en el burrito. Entre las tres, Rocío, Ixone y Araitz, suben a Unai a lomos de Platero y todos juntos emprenden el camino hacia el naranjal a buscar a la niña chica.

Te decía antes que el Rocío también aparece en Platero y yo. Te leo un fragmento.Audio 3. El Rocío, Platero y yo

 

 

 

Quizá te sorprenda el Sinpecado, en el texto de Platero y yo. Es un distintivo que llevan las hermandades o cofradías. Se transporta en una carreta y cuando llega al Rocío es presentado ante la Virgen. Aquí tienes una imagen:

 

 

El Simpecado en una carreta

Y ahora te toca a ti:

Acabas de escuchar lo que escribe el poeta en el capítulo XLVII, EL ROCIO

 

Se oía ya la música, ahogada entre el campaneo y los cohetes negros y el duro herir de los cascos herrados en las piedras… Platero entonces….

¿Qué hace Platero en ese momento?

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *