Piratas en el colegio. Cap. 3. Otro pirata de la banda

 

Piratas en el colegio. Cap. 3. Otro pirata de la banda

Ilustración de Jesús Delgado

En los siguientes días nuestros amigos han empezado a preparar la fiesta de las Laternen, los farolillos. La fiesta de San Martín (Sankt Martin) se celebra mucho en Alemania. Al anochecer, los niños salen en procesión con unos farolillos que previamente han construido. Es lo que en esta ocasión hacen en el Colegio Alemán de Bilbao. Aprenden canciones para ese día y preparan los faroles. Frau Wolf, la profesora de Alemán, les anuncia que les va a proponer para que formen parte del coro y algunos también de la orquesta. Les conduce al aula de Música para que conozcan allí al nuevo profesor de Música del colegio. Mientras llega, Kirsten pregunta a Javier, Noam y Pablo

—¿Jugáis algo? —preguntó Kirsten.

—¿Qué quieres decir, Kirsten? —le preguntó Javier.

Jugar el piano —le respondió.

—No, no Kirsten, se dice “tocar”, tocar el piano.

Kirsten se rio mucho.

—Eso, sí, eso es; ahora ya sé.

—Yo toco el piano y voy a tocar la batería como mi hermano —explicó Javier—. ¿Y tú? ¿Tocas algún instrumento?

—Sí, la Geige, el violón.

—No, se dice el violín —le corrigió Pablo.

El profesor de Música no llega solo. Le acompaña otro profesor. Nuestros amigos se quedan asombrados: era manco. No dudan en decir que es

—¡Otro pirata! —exclamó bajito Javier a la oreja de Noam.

No cabía duda. Debía de ser un compinche del hombre con el parche en el ojo. Noam le dio un codazo a Pablo.

—¡Otro de la banda!

Se van a divertir mucho con el nuevo profesor de Música. Lo primero que les dice es que van a cantar una canción de los Beatles. Les pregunta quién toca algún instrumento y Javier, Kirsten y Gabriele levantan la mano, además de otros niños. Con todos los instrumentistas que han aparecido se forma una pequeña orquesta y prepararán con el coro el concierto de Navidad.

Al rato regresan a su clase.

—Tenemos que contarle a María que hemos visto a otro pirata —dijo Javier.

Piraten, piratas —repitió Kirsten—. Sí, sí, otro pirata —dijo ya muy segura.

—Estarían en el mismo barco y por eso vinieron aquí juntos —afirmó Javier.

—Pues quizá haya más piratas en el colegio —siguió Noam—, porque si estaban en el mismo barco, lo normal es que fueran varios.

—Yo he visto una peli de piratas y salían esqueletos. Eran muchos en la tripulación —contó Javier.

—Yo también he visto esa peli; se llama Piratas del Caribe, ¿a que sí? —preguntó Pablo, sabiendo la respuesta.

Llegaron a la clase y sonó el timbre de la pausa. Salieron disparados a buscar a María para contarle que habían visto un nuevo pirata.

 

¿Habrá más piratas en el colegio? ¿Dónde tendrán el tesoro escondido? Nuestros amigos seguirán buscando. Les acompañaremos el próximo día.

 

 

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *