La pelota y el agua

La pelota y el agua

 

Ilustración de Elisa Amann

Audio: Platero puede, 2ª parte. Platero y las palabras olvidadas

La pelota de Unai que se había perdido aparece cuando Platero tira de la carretilla y remueve el agua del arroyo.

De pronto Araitz se quedó observando el arroyo:

—¡Mirad! ¡Mirad allí! —exclamó muy excitada.

El agua del arroyo había traído la pelota de Unai.

— ¡Mi pelota! —gritó el pequeño, al tiempo que se lanzaba como loco al arroyo a cogerla—. ¡Es mi pelota!

Unai está muy contento y, además, arrepentido porque no había querido dársela a Ixone y se la tiró con tanta rabía que la pelota desapareció. Seguramente esta escena te resulta familiar.

Cuando llegan al riachuelo, los niños empiezan a jugar, se meten en el arroyo, poco profundo, y se tiran agua. Los vestidos de la niña chica y Rociillo se quedan pegaditos a sus cuerpos. Araitz, Ixone y Unai no lo dudan y se meten también en el agua.

Unai, muy divertido, se tiraba el agua con las dos manos por la cabeza, mojándose la camiseta y los pantalones.

—Voy a echarle agua a Platero —dijo decidido.

—No, no, que no le gusta, —le contestó Rociillo.

En Platero y yo hay un texto muy bonito en el que Platero sí se moja. Vamos a escucharlo; se llama Idilio de abril.

           

Los pequeños han encontrado la pelota y piensan que ya es hora de volver con sus padres, sus aitas. Se despiden de sus amigas, prometiéndoles que irán al pueblo al día siguiente y llevarán una moneda para ir a ver al tío de las vistas.

 

Y ahora te toca a ti. En el texto que has escuchado el poeta escribe:

Los niños han ido con Platero al arroyo de los chopos, y ahora lo traen trotando, entre juegos sin razón y risas desproporcionadas, todo cargado de flores ….

¿De qué color son las flores que lleva Platero?

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *